Usted está aquí

2. Ala de baja exigencia

El Ala de baja exigencia busca brindar una primera atención a personas sin hogar. Se proporciona sobre todo atención a la necesidad de subsistencia a través del alojamiento nocturno, cena fría, ducha, desayuno, ropa. Se atiende a otras necesidades (afecto, identidad, protección) desde los espacios de escucha que se puedan crear.

 

Tiene capacidad para 32 personas. Pueden venir derivadas del dispositivo de calle de Cáritas, por iniciativa propia o de otros recursos.

 

Es importante destacar que, por ser un recurso de baja exigencia, posibilita que todas las personas puedan acceder al mismo. Se desarrolla durante los meses más fríos y se encuentra abierta todos los días de la semana.

 

Su impacto y repercusión en las personas viene dada al permitir la reducción de riesgos y daños: dando respuesta a necesidades más básicas en materia de pernoctación, alimentación, ropa y calzado a personas en situación de extrema vulnerabilidad que no serían acogidas en ningún otro recurso.

 

Se les facilita un ámbito de mayor seguridad y reducción de riesgos. Algunas personas ocupan plaza en la Casa de Acogida para iniciar procesos de incorporación social de mayor estancia, siendo este recurso inicial una manera de estabilizar determinadas situaciones que no podían tener cabida en otros recursos de mayor exigencia.

Otros proyectos

El servicio jurídico de Cáritas Diocesana de Córdoba...
Leer más
Es un programa mediante el cual acogemos a familias migrantes en...
Leer más

El ropero de Cáritas realiza un trabajo de recogida,...

Leer más

El Centro Educativo de Educación Especial para Sordos...

Leer más